Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎

Noticias

Marina de EEUU liderará estudio de fenómenos aéreos no identificados

publicado a la‎(s)‎ 18 ago. 2020 5:33 por Plataforma Sites Dgac

El viernes 14 de agosto de 2020, el Departamento de Defensa de Estados Unidos emitió un comunicado en que informó sobre la creación del Unidentified Aerial Phenomena Task Force (UAPTF), la nueva unidad del Gobierno de ese país que estará encargada de investigar en forma oficial los fenómenos aéreos anómalos.
Fotograma de uno de los videos de fenómenos aéreos anómalos captados por aviones caza de la Marina estadounidense.

En agosto de 2020, el Pentágono estadounidense anunció la creación de la "Fuerza de Tareas sobre Fenómenos Aéreos No Identificados" (UAPTF, por su sigla en inglés), que será la encargada de investigar oficialmente los fenómenos aéreos anómalos.
La unidad, cuyo nombre en español se traduce como “Fuerza de Tareas sobre Fenómenos Aéreos No Identificados”, nace luego de que su creación fuera aprobada el pasado 4 de agosto de 2020 por el Subsecretario de Defensa estadounidense, David L. Norquist.

De acuerdo al comunicado, el Departamento de la Marina será el encargado de liderar la UAPTF, “bajo el conocimiento de la Oficina del Subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad”. 

Según la nota, “el Departamento de Defensa estableció el UAPTF para mejorar su entendimiento y lograr mayor conocimiento sobre la naturaleza y origen de los FANIs. La misión de la fuerza de tareas es detectar, analizar y catalogar FANIs que puedan presentar una amenaza potencial a la seguridad nacional de Estados Unidos”.

“La seguridad de nuestro personal y la seguridad de nuestras operaciones son de preocupación primordial. El Departamento de Defensa y los departamentos militares toman cualquier incursión por parte de aeronaves no autorizadas en nuestros campos de entrenamiento o espacio aéreo designado en forma muy seria y examina cada reporte. Esto incluye exámenes de incursiones que son informadas inicialmente como FANIs cuando el observador no puede identificar inmediatamente lo que está observando”, concluye el comunicado.

Apertura gradual

La noticia se dio a conocer después de que se ha dado una apertura gradual dentro del Gobierno estadounidense para discutir sobre el tema y reconocer públicamente tener conocimiento de incidentes del que ha sido testigo personal militar.

En 2017, medios como The New York Times comenzaron a publicar artículos y a filtrar videos captados por aviones cazas de la Marina estadounidense en que se ven fenómenos no identificados.

A fines de abril de 2020, el Pentágono divulgó oficialmente esos videos que habían sido filtrados tres años antes, reconociendo su autenticidad y que mostraban fenómenos no identificados. En tanto, otros medios, como la revista Popular Mechanics, publicaron artículos sobre programas secretos dentro del Departamento de Defensa estadounidense que habrían operado entre 2007 y 2012.

Después de la presión de congresistas y senadores estadounidenses, como el senador demócrata por el estado de Nevada Harry Reid y el senador republicano por el estado de Florida Marco Rubio, el Pentágono finalmente anunció la creación de la UAPTF, lo que a su vez a dado pie a especulaciones entre los interesados en la ufología sobre la eventualidad de nuevas revelaciones oficiales.

Julio, mes de espectáculos astronómicos

publicado a la‎(s)‎ 14 jul. 2020 6:03 por Plataforma Sites Dgac

Sin duda que vivir en cuarentena durante meses debido a la pandemia de Covid-19 no es fácil. Se siente la falta de libertad, el contacto social y la ansiedad y angustia que provoca el encierro prolongado. Sin embargo, aquí el bien mayor es la salud de todos los chilenos, por eso hay que prevenir y seguir los consejos de las autoridades sanitarias.
Concepción artística de una lluvia de meteoritos, como es el caso de la lluvia de las Perseidas.

El astrónomo de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y divulgador del Centro de Astrofísica CATA.

El cometa Neowise, que pasa por la vecindad de la Tierra cada 6.800 años, será visible en el Hemisferio Sur a partir del 22 de julio.

Uno de los globos Loon de Google, que a menudo son considerados como OVNIs.
A pesar de todas las restricciones, todavía tenemos acceso a hermosos fenómenos naturales que pueden estar sucediendo literalmente sobre nuestras cabezas sin que lleguemos a enterarnos. En julio, dos fenómenos celestes podrían ofrecernos la posibilidad de disfrutar en forma totalmente gratuita de las maravillas del universo.

Lluvia de meteoritos

Entre el 17 de julio y el 24 de agosto tendrá lugar un fenómeno anual conocido como la “lluvia de las Perseidas”, que son meteoritos que, desde la Tierra, parecen provenir de la constelación de Perseo y que al entrar a la atmósfera terrestre y caer son percibidas como estrellas fugaces.

La “lluvia de estrellas” también es conocida como “lágrimas de San Lorenzo”, porque la fecha en que es visible suele coincidir con el 10 de agosto, que corresponde a ese onomástico.

“La visibilidad máxima es alrededor del 12 de agosto. Sin embargo, desde la mayor parte del territorio de Chile en esta época del año, (la constelación de) Perseo está, por lo general, bajo el horizonte o muy cerca del horizonte, así es que es difícil verlo”, explica José Utreras, astrónomo de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y divulgador del Centro de Astrofísica CATA.

“Desde Arica, eso sí, a eso de las cinco de la mañana, el lugar desde donde se ve que sale esta lluvia de meteoros, las Perseidas, tiene una altitud de unos 12 grados respecto al horizonte. Así es que en lugares bien al norte sí podría verse esta lluvia de meteoros”, agrega.

El fenómeno se produce por el material rocoso que es dejado por cometas en su trayecto alrededor del Sol, que queda flotando en forma de anillo y que entra a la órbita terrestre atraído por la fuerza de gravedad cuando nuestro planeta realiza el movimiento de traslación alrededor del Sol.

Entonces, algunos de esos fragmentos rocosos caen a la Tierra y al volverse incandescentes debido al efecto del roce, son percibidos desde el suelo como estrellas fugaces.

Viajero milenario

Otra sorpresa que nos depara el mes de julio es el paso de un verdadero viajero milenario. Se trata del cometa Neowise, que fue observado por primera vez por los astrónomos en 2016 y que debe su nombre al telescopio de la NASA que lo descubrió.

De acuerdo a los científicos, se trata de un cuerpo celeste que pasa en la vecindad de la Tierra sólo una vez cada 6.800 años, de modo que podremos observarlo ahora o nunca. La última vez que estuvo cerca de nuestro planeta probablemente haya sido visto por gente de la antigüedad.

“La relevancia que tiene es que al ser tan poco frecuente que se acerquen los cometas, esto se vuelve un fenómeno particularmente especial. Porque se puede estudiar cómo afecta la radiación del Sol a los cometas y ver si es que podrían llegar a destruirse”, indica José Utreras.

“Había cierta expectación de que este cometa pudiera destruirse en su camino al Sol al perder mucho gas, que es hielo que se está sublimando. Pero, al parecer, no ha ocurrido”, añade. Los cometas están formados por hielo, polvo y rocas.

Sin embargo, el astrónomo de la Universidad de Chile advierte que es muy poco probable que el cometa Neowise pueda ser visto a ojo desnudo.

“Actualmente ya está bajando su brillo y va a comenzar a ser visto en el Hemisferio Sur desde el 22 de julio. Ya fin de mes se va a poder ver mejor, porque al estar muy cerca del Sol solamente se puede ver en el atardecer o al amanecer, dependiendo de dónde uno esté”, sostiene Utreras.

“Donde se va a poder ver va a ser en el atardecer, alrededor de las seis de la tarde. El problema es que al no ser tan luminoso, va a competir con el brillo del cielo, así es que hay que tener un equipo especial para verlo”, aclara.

El punto de mayor acercamiento del cometa Neowise a la Tierra será el próximo 23 de julio, cuando estará a unos 103 millones de kilómetros.

Satélites y globos

Además del paso diario de satélites de la constelación Starlink de la empresa aeroespacial SpaceX de Elon Musk, que a menudo las personas que los observan los catalogan como objetos voladores no identificados (OVNI), es posible que en las próximas semanas globos del proyecto Loon de Google sobrevuelen sobre el territorio chileno y generen reportes sobre OVNIs.

Eso ha ocurrido en varias oportunidades en los últimos meses, pero gracias a la tecnología disponible en la actualidad el CEFAA puede determinar rápidamente cuando un reporte OVNI corresponde a uno de estos artefactos.

En estos momentos, hay tres globos Loon sobrevolando entre Perú y Ecuador, pero los artefactos a veces surcan los cielos sobre el cono sur, incluyendo Argentina y el espacio aéreo chileno que es responsabilidad de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

Cazadores de planetas

publicado a la‎(s)‎ 9 jul. 2020 5:51 por Plataforma Sites Dgac

El 25 de junio de 2020, la revista Science publicó un artículo en que dio a conocer el hallazgo de dos exoplanetas tipo “super-Tierra” en órbita alrededor de la estrella Gliese 887, una enana roja tenue con alrededor de la mitad de la masa del Sol, situada a 11 años-luz de la Tierra.
El profesor James Jenkins, astrónomo y académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

Matías Díaz, estudiante del doctorado en Ciencias, mención Astronomía, de la Universidad de Chile.

Concepción artística de un exoplaneta tipo "super-Tierra".
El descubrimiento fue logrado por un equipo de astrónomos que forman parte del proyecto Red Dots, liderados por Guillem Anglada y Sandra Jeffers, que observó a Gliese 887 todas las noches durante tres meses utilizando el Observatorio Austral Europeo (ESO) en Chile. El buscador de planetas de velocidad radial de alta precisión, conocido como espectrógrafo HARPS, fue el que detectó dos señales correspondientes a planetas alrededor de la estrella.

Para conocer más sobre este hallazgo, conversamos con dos científicos y “planet hunters”, o cazadores de planetas, que colaboran en el proyecto Red Dots a nivel local y que aportaron en el descubrimiento de las “super-Tierras” alrededor de Gliese 887. Se trata del profesor James Jenkins, astrónomo y académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, y Matías Díaz, estudiante del doctorado en Ciencias, mención Astronomía, de la Universidad de Chile.

CEFAA: ¿Por qué el equipo decidió observar la estrella Gliese 887 en particular? ¿Por qué dijeron “vamos a enfocarnos en esta”, específicamente?

Matías Díaz: Bueno, la explicación tiene que ver, primero, con el diseño de la campaña de observación. En general, uno elige determinadas estrellas de acuerdo a las propiedades y dependiendo de lo que quiera buscar.

Entonces, la elección de estas estrellas cae dentro del programa que se hizo durante 2017 y 2018 con HARPS, que se llama Red Dots. Se eligió una muestra de las estrellas más cercanas al Sol, de tipo “M”, que son estrellas un poco más rojas y con una masa menor que la del Sol.

¿Eso qué significa? Que el estudio de estas estrellas permite indagar o tratar de encontrar planetas en la zona habitable con períodos relativamente más cortos, comparados con otras estrellas como el Sol, que son un poco más calientes y las zonas habitables están a una distancia un poco mayor.

James Jenkins: En el proyecto Red Dots estamos tratando de mapear todas las estrellas más cercanas al Sol. Queremos entender cómo son los sistemas estelares y planetas alrededor del Sol.

Mientras más cercanas estén estas estrellas, nos resulta más fácil hacer un seguimiento. Las estrellas más cercanas son las más importantes. Mientras más cerca estén estos planetas, será más fácil para nosotros caracterizarlos y avanzar en el futuro cercano. Queremos caracterizar mejor estos planetas, ver si tienen atmósferas, si hay más planetas en el sistema y qué tipo de químicos podemos detectar en esas atmósferas.

CEFAA: Y ahora, después de este hallazgo, ¿qué es lo que viene en el estudio de la estrella y de los planetas?

Matías Díaz: Yo creo que lo que viene es tratar de tener más datos para confirmar una tercera señal. Como no está confirmado, faltan un poquito más de observaciones para decir “Ok, estamos seguros de que hay un tercer planeta”.

La gracia de ese tercer posible planeta es que aquel sí caería en la zona habitable, porque los dos que son “super-tierras” están un poco pasados, como al borde de la zona habitable.

Igual, es un poco discutible hablar sobre “habitabilidad” cuando uno no conoce las propiedades del planeta. Uno sólo sabe que está posicionado en una parte que permite la existencia de agua líquida. Uno no sabe nada más; si el planeta tiene agua, etc.

Y lo otro es que una vez que se confirme ese planeta, tratar de hacer estudios en su atmósfera. Es interesante estudiar un planeta que está en la zona habitable, tratar de ver si acaso se parece a la Tierra, que es lo que estamos buscando. Planetas que se parezcan a la Tierra y que puedan albergar vida en otras estrellas. Pero hasta el momento no lo sabemos. Pero para allá va el estudio de esta estrella.

James Jenkins: Estamos tratando de desarrollar nuevos algoritmos y códigos para entender señales que medimos de las estrellas y ver si se deben al efecto Doppler o si es sólo algo producido por la actividad magnética de la estrella.

La actividad magnética de la estrella, cuando se une a su rotación, puede darnos señales que lucen muy parecidas a las señales que vemos de los planetas, de modo que desarrollamos códigos para tratar de ver planetas muy pequeños y entender si las señales que vemos son del planeta o de la estrella.

En este caso, ayudamos a confirmar que las señales eran realmente planetas y no actividad estelar, como la llamamos.

CEFAA: Y estos dos planetas son más grandes que la Tierra, “super-Tierras”.

James Jenkins: Sí. Creemos que lo serán. No conocemos su tamaño físico en este momento, pero conocemos su masa. Y existe una relación entre la masa y el radio, de modo que esperamos que sean más grandes, quizá dos o tres veces el tamaño de la Tierra.

Ese es uno de los próximos puntos clave. Queremos observar la estrella, medir su velocidad con gran precisión para tratar de confirmar esta señal que vemos (un posible tercer planeta), que parece real. Está en un área muy interesante.

CEFAA: ¿Esperan confirmar la existencia de este tercer planeta este año, o el próximo año, por ejemplo?

James Jenkins: Necesitamos muchos más datos, de modo que probablemente trataremos de confirmarlo en el próximo par de años. Y especialmente ahora, que los observatorios están cerrados por la pandemia. Ya hemos perdido tiempo de telescopio.

En los próximos dos o tres años podremos recopilar datos suficientes para poder confirmar que este tercer posible planeta en la zona habitable realmente existe o si sólo estamos viendo un exceso de ruido en los datos.

Matías Díaz: Tenemos tiempo limitado. Postulamos a tiempo de telescopio una vez al semestre y, en promedio, nos dan como 10 noches por semestre. Entonces, ahí tratamos de hacer lo que más podamos con el tiempo. Pero, en general, es una cuestión bien demandante que requiere harto tiempo de observación. Por eso uno se demora bastante, incluso a veces se demora años en confirmar estos planetas.

CEFAA: A nivel especulativo, 11 años-luz (de distancia) es bastante. Entonces, probablemente nunca lleguemos a una distancia tan grande, como para tratar de, en el futuro lejano, colonizar un planeta que sea habitable, por ejemplo.

Matías Díaz: Claro; es una cuestión que en escalas actuales, y dada la tecnología que tenemos en este momento, nos tomaría cientos de miles de años llegar a la estrella más cercana. Proxima Centauri es la estrella más cercana, que también es una de tipo “M”, roja. Esa es la más cerca, que está a cuatro años-luz. Esta (Gliese 887) está a casi tres veces la distancia de Proxima. Entonces, tomaría cientos de miles de años con la tecnología actual.

Ahora, si en las próximas décadas se avanzara en eso… Yo creo que no estamos hablando de escala humana en este momento. Tendría que haber un avance muy significativo en la tecnología como para que nos permitiera hacer un viaje interestelar.

A menos que un período relativamente corto haya un avance muy importante, yo creo que eso está fuera de las posibilidades.

Senado de EEUU pide mayor atención respecto a fenómenos aéreos anómalos

publicado a la‎(s)‎ 26 jun. 2020 6:27 por Plataforma Sites Dgac

A mediados de junio de 2020, senadores estadounidenses manifestaron su inquietud respecto a que los militares y otras agencias oficiales del país no hayan dado la suficiente atención a reportes sobre avistamientos de fenómenos aéreos anómalos, que, de acuerdo a su visión, podrían estar vinculados a adversarios de Estados Unidos.
El senador republicano por el estado de Florida Marco Rubio fue el autor del documento que envió en representación del Comité Selecto del Senado de Estados Unidos sobre Inteligencia.

Imagen del interior del Senado de Estados Unidos.
En un reporte adjunto a un borrador de la Ley de Autorización de Inteligencia para el Año Fiscal 2021, el senador republicano por el estado de Florida Marco Rubio, en representación del Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia, solicitó que el director de Inteligencia Nacional trabaje con otras agencias para elaborar un informe en que se detalle lo que ya saben sobre fenómenos aéreos anómalos, cómo se comparte esa información y qué tipo de amenazas u otros riesgos podrían suponer los objetos no identificados.

“El Comité respalda los esfuerzos de la Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados de la Oficina de Inteligencia Naval para estandarizar la recolección y los informes sobre fenómenos aéreos no identificados, cualquier vínculo que tengan con gobiernos extranjeros adversarios y la amenaza que presentan a activos e instalaciones militares”, reza el reporte.

“Sin embargo, el Comité sigue preocupado de que no haya un proceso unificado y abarcador dentro del Gobierno Federal para recolectar y analizar inteligencia sobre fenómenos aéreos no identificados, pese a la amenaza potencial”, agrega.

A continuación, el documento critica la forma en que se comparte la información y la coordinación dentro de la comunidad de inteligencia, afirmando que ha sido inconsistente y que altos líderes del país no han dado al tema la atención que amerita.

Más adelante, el comité del Senado ordena que el director nacional de inteligencia, en consultas con el secretario de Defensa y los jefes de otras agencias, envíen un reporte dentro de 180 días desde la promulgación de la ley a los comités de inteligencia del Congreso y de Servicios Armados sobre fenómenos aéreos no identificados.

Directrices

Además de esos alcances, el Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia entregó ocho directrices con las que debía cumplir ese informe a elaborar, entre las que destacan las siguientes:

—Un análisis detallado sobre reportes de datos e inteligencia sobre fenómenos aéreos no identificados recogidos o en poder de la Oficina Naval de Inteligencia, incluyendo datos e inteligencia en poder de la Fuerza de Tareas de Fenómenos Aéreos no Identificados.

—Un análisis detallado de datos del FBI, derivados de investigaciones sobre intrusiones de fenómenos aéreos no identificados sobre espacio aéreo restringido de Estados Unidos.

—Una descripción detallada de un proceso interagencias par asegurar la recolección de datos oportuna y el análisis centralizado de todos los fenómenos aéreos no identificados que se reporten al Gobierno Federal, sin importar qué servicio o agencia adquirieron la información.

—La identificación de potenciales amenazas aeroespaciales o de otro tipo que presenten fenómenos aéreos no identificados a la seguridad nacional y una evaluación respecto a si la actividad de los fenómenos aéreos no identificados puede ser atribuida a uno o más adversarios extranjeros.

—La identificación de cualquier incidente o patrón que indique que un potencial adversario pueda haber logrado capacidades aeroespaciales de punta que puedan poner en riesgo a fuerzas estratégicas o convencionales de Estados Unidos.

El Comité solicita que el reporte que se presente no sea clasificado, pero que podría incluir un anexo clasificado.

Casos mediáticos

El documento fue emitido después de que los avistamientos por parte de pilotos de los Marines estadounidense ocuparan titulares de prensa en los últimos años.

En 2017, medios como el periódico The New York Times filtraron reportes de encuentros de pilotos de los Marines con fenómenos aéreos no identificados en 2004. Este año, el Pentágono oficializó esos reportes, reconociendo que son genuinos.

Entre las cosas interesantes mencionadas en el documento del Comité del Senado es que el FBI habría estado recopilando información sobre avistamientos de fenómenos aéreos no identificados, pues se sabe que entre enero de 2019 y enero de 2020 ese organismo investigó incidentes aún no explicados de FANIs en varias partes de los estados de Colorado y Nebraska, incluyendo zonas cercanas a instalaciones de la Fuerza Aérea estadounidense.

Otro aspecto que llama la atención es la aparente admisión de que los senadores a cargo de supervisar las actividades de recolección de Inteligencia en Estados Unidos no entiendan bien aún el proceso interagencias para la recolección centralizada y análisis de datos sobre avistamientos de fenómenos aéreos anómalos en el Gobierno Federal, ni sobre quién sería el funcionario de mayor jerarquía a cargo de ese proceso, si existe.

Podrían existir hasta 36 civilizaciones en la Vía Láctea

publicado a la‎(s)‎ 19 jun. 2020 7:20 por Plataforma Sites Dgac

¿Estamos solos en el Universo? Esta es la pregunta que ha inquietado a la Humanidad desde que descubrimos que la Tierra es sólo un planeta entre cientos de miles que podrían existir en el Cosmos, en miles de galaxias, y cada hallazgo de un nuevo exoplaneta nos abre la posibilidad de finalmente encontrar otras formas de vida inteligente con las que podamos comunicarnos.
Christopher Conselice, profesor de Astrofísica de la Universidad de Nottingham que lideró el nuevo estudio.

De acuerdo al nuevo estudio de científicos de la Universidad de Nottingham, sólo en la Vía Láctea, nuestra galaxia, podrían existir hasta 36 civilizaciones comunicantes.
Aunque aún ni siquiera hemos descubierto de manera fehaciente la existencia de vida fuera de la Tierra, un nuevo estudio publicado en junio estima que podría haber más de 30 civilizaciones inteligentes sólo en nuestra galaxia, la Vía Láctea, lo que significa un gran avance respecto a cálculos previos.

El estudio, liderado por la Universidad de Nottingham y publicado a mediados de junio en The Astrophysical Journal, adoptó un nuevo enfoque para el problema. Partieron asumiendo que la vida inteligente en otros planetas se forma de una manera similar a como ocurrió en la Tierra y así obtuvieron una estimación sobre la cantidad de civilizaciones inteligentes capaces de comunicarse dentro de la Vía Láctea.

“Debería haber al menos unas pocas docenas de civilizaciones activas en nuestra galaxia, asumiendo que la vida inteligente demora 5.000 millones de años en formarse, como en la Tierra”, explicó el profesor de Astrofísica de la Universidad de Nottingham Christopher Conselice, quien lideró el estudio.

“La idea es estudiar la evolución, pero a una escala cósmica. A este cálculo lo llamamos Límite Astrobiológico Copernicano”, agregó.

Mejores estimaciones

El método clásico para estimar el número de civilizaciones inteligentes se sustenta en valores subjetivos respecto a la vida, en que las opiniones varían mucho, explica Tom Westby, coautor de la investigación.

Varios cálculos previos se basaban en la famosa “Ecuación de Drake”, presentada por el astrónomo y astrofísico estadounidense Frank Drake en 1961.

“Drake desarrolló una ecuación que, en principio, puede ser usada para calcular cuántas civilizaciones inteligentes extraterrestres comunicantes podría haber en la galaxia”, afirman los autores en el nuevo estudio. “Sin embargo, muchos de sus factores no se pueden conocer y deben usarse otros métodos para calcular el número probable de civilizaciones comunicantes”, agregan.

Según Tom Westby, el nuevo estudio “simplifica esas presunciones usando datos nuevos, lo que nos da una estimación sólida sobre el número de civilizaciones en nuestra galaxia”. De acuerdo a esa estimación, sólo en la Vía Láctea podrían existir alrededor de 36 civilizaciones activas.

“Estoy seguro que la Computación Cuántica abrirá toda una nueva era de descubrimientos en astronomía y astrofísica, no en menor grado en la forma de manejar análisis de enormes volúmenes de datos relativos a posibles nuevos exoplanetas y, de hecho, buscando posibles señales de radio en una activa búsqueda de inteligencia extraterrestre”, comentó también Westby en respuesta a una pregunta enviada por el CEFAA.

Difícil comunicación

Sin embargo, la distancia promedio hacia las potenciales civilizaciones sería de 17.000 años luz, lo que haría que el hallazgo y comunicación con alguna de ellas sea muy difícil a partir de nuestra tecnología actual. De acuerdo al estudio, también es posible que seamos la única civilización dentro de nuestra galaxia, a menos que los tiempos de supervivencia de civilizaciones como la nuestra sean largos.

“Nuestra nueva investigación sugiere que la búsqueda de civilizaciones extraterrestres inteligentes no sólo revela cómo se forma la vida, sino que también nos da pistas respecto a cuánto tiempo durará nuestra propia civilización”, precisa Christopher Conselice.

“Si descubrimos que la vida inteligente es común, entonces esto revelaría que nuestra civilización podría existir por mucho más tiempo que unos pocos cientos de años. Alternativamente, si descubrimos que no hay civilizaciones activas en nuestra galaxia, sería una mala señal para nuestra propia existencia a largo plazo”, complementa.

“Al buscar vida extraterrestre inteligente, incluso si no encontramos nada, estamos descubriendo nuestro propio futuro y destino”, concluye Conselice.

Fuente: Universidad de Nottingham, CNN y comunicación con el CEFAA.

Falleció primer director que estudió "FENIS" en Chile

publicado a la‎(s)‎ 16 jun. 2020 6:02 por Plataforma Sites Dgac

A la edad de 94 años falleció el pasado domingo en Santiago, el primer Director de un organismo oficial de la República de Chile encargado de investigar fenómenos aéreos anómalos, Sergio Bravo Flores.
El coronel (R) Sergio Bravo Flores en una de sus últimas entrevistas.

El director del CEFAA, Hugo Camus Palacios, entrevistó a Sergio Bravo en su residencia en 2017 y 2018.
En el mes de junio de 1968, Sergio Bravo creó la Comisión Chilena para Estudios de Fenómenos Espaciales No Identificados, patrocinada por la Sociedad Científica de Chile, en la que participaban destacados académicos, científicos e investigadores de la época.

En una entrevista publicada por el diario español ABC, en el año 1969 afirmó: “Confieso que en un principio, cuando las noticias al respecto comenzaron a invadir la Prensa mundial fuimos escépticos. Pero eran tantos los relatos y la solvencia profesional de muchas de las personas que lo referían que nació en nosotros la inquietud de investigar estos hechos en forma sistemática y científica”, apuntó.

En esa época, los integrantes de esa Sociedad se reunían periódicamente en unas oficinas localizadas en el centro de Santiago para comentar y analizar los estudios y el avance de las ciencias en la década del sesenta.

Ese Director encabezó un "Comité Provisional" que estuvo integrado por el meteorólogo de la Línea Aérea Nacional, Guillermo Duarte; el ingeniero Juan E. Gatica; el médico Hugo Sievers; el Doctor en Ciencias Físicas y Matemáticas Antonio Camurri Righi; Helga Buiggen; el teniente de la Fuerza Aérea de Chile, Jorge Montero, comisionado en la Dirección de Aeronáutica y los ingenieros Edgardo Fuenzalida, Pablo Petrowitsch y Guillermo Krumm.

El objetivo de esta Comisión -que funcionó hasta el año 1975- según sus postulados- era " ...llegar a establecer con toda seriedad las verdaderas causas que dicen relación con esta materia."

Heredero natural

El Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos, CEFAA, es el heredero natural de esa Comisión del Estado de Chile y parte del actual equipo tuvo el honor de ser recibido en su hogar los años 2017 y 2018.

En ambas oportunidades se sostuvieron largas entrevistas y tertulias sobre la investigación de fenómenos aéreos anómalos en el país. 

Agradecemos su generosidad y gran voluntad para compartir su experiencia y conocimientos.

El año 2018 comentó al CEFAA que su primera obligación en la Comisión creada el año 1968 “fue obtener reportes de las estaciones meteorológicas y telegráficas que la Oficina tenía desde Arica hasta el territorio antártico chileno", añadiendo que con fecha 9 de julio de 1968 hizo llegar a 43 instalaciones aeronáuticas la primera circular oficial solicitando reportes.

En siete años, ese organismo logró reunir cerca de una docena de informes que daban cuenta de avistamientos en diferentes partes de Chile. Parte de ellos fueron enviados a la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, en donde un equipo de académicos (bautizado posteriormente como Comisión Condon) realizaba un detallado estudio de fenómenos aéreos reportados en ese país y en el resto del mundo. 

Meteorólogo y biólogo

Oriundo de Putaendo, Los Andes, en la V Región, Sergio Bravo obtuvo el grado de Bachiller en Biología el año 1945 en la Universidad de Chile; ese mismo año postuló a la Escuela de Aviación Capitán Ávalos, egresando como alférez en 1947.

El año 1950 fue destinado a la Armada de Chile, obteniendo el título de Meteorólogo. Cumplió destinaciones en el Grupo de Aviación N° 5, en Puerto Montt, y fue nombrado segundo comandante de la Base Aérea Antártica, Presidente Gabriel González Videla en el año 1952.

En 1955 fue comisionado a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para hacer un curso de especialización en Meteorología; profesor especialista en Meteorología y Jefe de la Oficina Meteorológica de Chile, hoy Dirección Meteorológica de Chile, entre 1960 y 1975.

Con el grado de Coronel de la Fuerza Aérea de Chile se acogió a retiro en el año 1976 y hasta el año 1993 se desempeñó como profesor de meteorología en la Universidad de Santiago.

Emiratos Árabes Unidos lanzó su primera misión no tripulada a Marte

publicado a la‎(s)‎ 15 jun. 2020 5:56 por Plataforma Sites Dgac

Históricamente, la carrera espacial ha sido liderada por Estados Unidos y Rusia, que incursionó en el espacio cuando aún formaba parte de la Unión Soviética.
Imagen de cómo luce la sonda Amal, del Centro Espacial Mohammed bin Rashid de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.

La administradora adjunta del proyecto y ministra de Ciencias Avanzadas de Emiratos Árabes Unidos, Sarah al-Amiri, explica en una conferencia de prensa los alcances de la misión Amal.
Paulatinamente y a medida que han pasado los años, se han ido sumando nuevos países y bloques, como la Unión Europea, China, Japón, la India e Israel, además de empresas privadas, como SpaceX, Blue Origin, Virgin Galactic y Bigelow Aerospace.

En ese ámbito, y a nivel público, Emiratos Árabes Unidos es un actor relativamente desconocido, pero el país árabe está a punto de lanzar una ambiciosa misión de exploración no tripulada a Marte.

Misión Amal

El 19 de julio de 2020, Emiratos Árabes Unidos lanzó al espacio a su misión Amal, palabra árabe que significa “Esperanza”, que consiste en una sonda que está viajando a Marte y que orbitará el planeta por 687 días para estudiar su climatología y la composición de su atmósfera.

El cohete que transporta a la sonda partió desde la isla japonesa de Tanegashima y el artefacto viajará a su destino durante siete meses. La sonda de 1.350 kilos completará una órbita alrededor de Marte cada 55 horas durante un total de un año marciano, que equivale a 687 días terrestres, y tendrá incorporados varios sensores para poder entender los patrones climáticos del Planeta Rojo.

La administradora adjunta del proyecto y ministra de Ciencias Avanzadas de Emiratos Árabes Unidos, Sarah al-Amiri, declaró en una conferencia de prensa que “estamos estudiando un planeta que parece haber sido muy similar al nuestro, pero que ha pasado por alguna forma de cambio al punto de que ya no puede tener agua, uno de los principales elementos para la vida”.

Sir Ian Blatchford, director del Grupo de Ciencias Museológicas del Reino Unido, dijo a la BBC que la misión de Emiratos Árabes Unidos “entregará el panorama más abarcador y holístico sobre el clima en Marte”.
 
Importancia

Funcionarios afirman que el lanzamiento es de enorme importancia para el estatus y supervivencia económica de Emiratos Árabes Unidos. Los encargados de la exploración espacial en el Mundo Árabe esperan que el programa espacial en desarrollo abra más oportunidades para los jóvenes del país y fortalezca su sitial entre las naciones más influyentes del mundo.

Según el administrador del proyecto, Omran Sharaf, llevar la sonda a Marte y ponerla a orbitar alrededor del planeta será un enorme desafío, dado que cerca de la mitad de las misiones al Planeta Rojo terminan debido a fallas.

“Esta es una región que hace más de 800 años solía ser un generador de conocimiento, un ejemplo de coexistencia y cooperación, de gente de diferentes credos que construyeron la región. El momento en que dejamos de hacer eso, retrocedimos”, sostuvo.
Actualmente, sólo existen ocho misiones activas a Marte y Emiratos Árabes Unidos espera unirse a ese exclusivo club.

El país ha tenido cierto éxito en la exploración espacial hasta ahora, pues ha lanzado cuatro satélites de observación terrestre y envió a la Estación Espacial Internacional a su propio astronauta, Hazzaa al-Mansoori.

En los preparativos para la misión Amal, Emiratos Árabes Unidos se asesoró con expertos japoneses y estadounidenses y el Centro Espacial Mohammed bin Rashid de Dubái se asoció con expertos de la Universidad de Colorado, de la Universidad Estatal de Arizona y del Laboratorio de Ciencias Espaciales de Berkeley, California.

Fuente: The Daily Mail.

Astronautas de la NASA en histórica misión con SpaceX volverán a la Tierra el 2 de agosto

publicado a la‎(s)‎ 2 jun. 2020 7:14 por Plataforma Sites Dgac

Los astronautas estadounidenses de la NASA Douglas “Doug” Hurley y Robert “Bob” Behnken regresarán a la Tierra a bordo de la cápsula Crew Dragon de SpaceX el 2 de agosto de 2020, tras permanecer en la Estación Espacial Internacional poco más de dos meses luego de una misión histórica en que una empresa privada envió por primera vez en la historia a astronautas al espacio.
Los astronautas estadounidenses Bob Behnken y Doug Hurley junto a Chris Cassidy y otros astronautas tras su arribo a la Estación Espacial Internacional.

De izquierda a derecha, Bob Behnken y Doug Hurley vestidos con un traje de astronautas de nuevo diseño.

Despegue del cohete Falcon 9, que transportó la cápsula Crew Dragon en que viajaron los astronautas, desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos.

Imagen de la cápsula espacial Crew Dragon de SpaceX mientras realiza maniobras de acoplamiento con la Estación Espacial Internacional.
El sábado 30 de mayo de 2020, los ojos de los estamentos científicos y millones de personas y entusiastas en los Estados Unidos y en el planeta, incluyendo Chile, siguieron con atención, suspenso y emoción el despegue de la cápsula Crew Dragon desde Cabo Cañaveral, en que por primera vez en casi 10 años dos astronautas ascendieron al espacio desde territorio estadounidense.

Se trató de la misión conjunta “Demo 2” entre la Agencia Espacial Estadounidense (la NASA) y la empresa aeroespacial privada SpaceX, del magnate Elon Musk. Originalmente, el cohete Falcon 9 de SpaceX que transportó a la cápsula con los veteranos astronautas Hurley y Behnken tenía previsto despegar el miércoles 27 de mayo, pero el lanzamiento tuvo que ser aplazado al sábado 30 de mayo debido a condiciones climáticas adversas.

El despegue desde el Complejo 39A del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, tuvo lugar pasadas las 15:30, hora de Chile, y fue seguido por millones de personas a través de la televisión e Internet.

Tras 19 horas de vuelo, la cápsula Crew Dragon se acopló exitosamente y en forma automática a la Estación Espacial Internacional, de modo que el domingo 31 de mayo, a eso de las 10:30, hora local, millones de telespectadores vieron a Behnken y Hurley flotando por la escotilla hacia la EEI, donde fueron recibidos por los astronautas residentes liderados por el estadounidense Chris Cassidy.

Cohete reutilizable

Pocos minutos después del lanzamiento, los astronautas ya estaban saliendo desde la alta atmósfera hacia el espacio. Entonces, comenzaron a desacoplarse fases del cohete Falcon 9 y la primera de ellas, el propulsor principal, aterrizó exitosamente en una embarcación no tripulada de SpaceX, dado que el cohete es reutilizable.

La importancia de la misión radica en que la asociación entre la NASA y SpaceX podría marcar el fin de la dependencia de la Agencia Espacial Estadounidense en las cápsulas espaciales rusas Soyuz para poner a sus astronautas en órbita y, de paso, fortalecer la motivación en la empresa privada de ese país para implementar sistemas que lleven astronautas y turistas al espacio.

Eso, mientras la NASA pone sus mejores esfuerzos para materializar el regreso a la Luna, la construcción de la Estación Espacial “Gateway” alrededor del satélite, establecer una colonia permanente y preparar un viaje tripulado a Marte.

Es la primera vez que una empresa privada, con desarrollo y diseños tecnológicos propios, transporta al espacio a dos astronautas, lo que marca el inicio de una nueva era en que los privados competirán o se complementarán con las principales agencias espaciales del mundo para salir al cosmos, explorar y buscar nuevos horizontes.

La cápsula Crew Dragon fabricada por SpaceX tiene un diseño que llama la atención. Cuenta con espacio para un máximo de siete pasajeros y pantallas táctiles, como las de los teléfonos celulares y tablets, que reemplazan a los sistemas antiguos de palancas y botones.

“Esto es el comienzo”

“La diseñamos pensando en que fuese increíble y se vea hermosa”, comentó el director de la misión, Benji Reed. 

Después del lanzamiento, y mientras los astronautas volaban hacia la EEI, los responsables de la misión ofrecieron una teleconferencia de prensa.

El administrador de la NASA, Jim Brindestine, se mostró muy complacido por el despegue exitoso, aunque remarcó que esto no ha terminado, sino que es sólo el comienzo.

“Déjenme ser claro, la misión aún no ha terminado, este es un vuelo de pruebas, de modo que este es el comienzo. Hasta ahora, todo ha resultado muy, muy bien y nos emociona el hecho de que Bob y Doug, nuestros héroes americanos, están a salvo en órbita y en camino a la Estación Espacial Internacional”, declaró.

“Creo que el modelo de negocios ha probado ser muy exitoso. Estamos reduciendo costos, estamos aumentando el acceso y eso seguirá sucediendo, en la medida en que consigamos más socios y, por supuesto, en la medida en que SpaceX y otros (desarrolladores de tecnologías para la exploración espacial) tengan más clientes”, agregó.

Dieciocho años de espera

En tanto, Elon Musk, el presidente ejecutivo de la empresa privada SpaceX, tenía algo de dificultad para hilar frases debido a las emociones previas.

“Estoy muy emocionado y se me hace difícil hablar. He estado 18 años trabajando para este objetivo, de modo que es difícil asimilar que ya ocurrió. Pero queda mucho trabajo por hacer”, comentó.

“Es de esperar que este sea el primer paso en un viaje hacia una civilización en Marte, porque la vida puede ser multiplanetaria, con base en la Luna, por primera vez en los 4,5 billones de años de historia la Tierra”, agregó.

El magnate, que también es dueño del fabricante de automóviles eléctricos Tesla, dijo además que “se necesitará una tremenda cantidad de innovación y desarrollo tecnológico para hacer que salir de órbita sea una cosa rutinaria, en que miles o, ojalá, millones de personas puedan viajar a otros planetas”.

Un hito espacial

El presidente de la Asociación Chilena del Espacio, Héctor Gutiérrez Méndez, fue uno de los miles de interesados que siguió con expectación el lanzamiento.

“Este es un caso digno de analizar. Durante casi 10 años, Estados Unidos dependió de Rusia para efectuar todo tipo de transporte hacia la Estación Espacial Internacional.  Normalmente, viajaban en la cápsula espacial Soyuz un estadounidense, un japonés y un ruso, por ejemplo. Ahora van dos estadounidenses”, declaró.

“Hace algunos meses, Estados Unidos creó una Fuerza Espacial. Entonces esto es un indicio, una señal, de que ese país quiere recuperar su independencia tecnológica y soberanía para contar con sus propios medios en la exploración espacial”, añadió.

En la misma línea, el piloto, ingeniero aeroespacial y candidato a astronauta chileno Klaus Von Storch destaca que la asociación entre la NASA y SpaceX se inició hace años, pero hasta ahora la firma privada sólo había realizado transporte logístico.

“Es un tremendo hito que se generó cuando la NASA estaba con recortes de presupuesto y vieron que la participación de empresas privadas podía servir para enfrentar el tema de costos”, explicó.

“Con esto, se abre una oportunidad no sólo para la NASA, sino para el resto del mundo, para que pueda desarrollarse de mejor manera el turismo espacial, además del desarrollo de medicamentos y un sinfín de actividades que se desarrollan en el espacio”, agregó Von Storch, quien además destacó que la misión trae consigo un cambio en el diseño de los trajes espaciales y en los sistemas de monitoreo, que cuentan con tecnología de punta.

Los astronautas Behnken y Hurley volverán a la Tierra a bordo de la cápsula Crew Dragon el 2 de agosto.

Empresa privada lanzará al espacio a primeros astronautas

publicado a la‎(s)‎ 27 may. 2020 5:53 por Plataforma Sites Dgac

El sábado 30 de mayo de 2020, los ojos de los estamentos científicos y millones de personas y entusiastas en los Estados Unidos y en el planeta, incluyendo Chile, estarán atentos al despegue de la cápsula Crew Dragon desde Cabo Cañaveral, tras la postergación del lanzamiento programado originalmente para el miércoles 27 de mayo debido a la condiciones climáticas adversas.
Los astronautas de la NASA Doug Hurley y Bob Behnke en una plataforma de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos.

La cápsula Crew Dragon, de la empresa aeroespacial privada SpaceX.
Para los militares y políticos estadounidenses este hito cobra relevancia y de seguro su atención y su vista estarán puestas en los cielos de Cabo Cañaveral, en el estado de Florida, desde donde despegará la misión conjunta entre la Agencia Espacial Estadounidense (la NASA) y la empresa aeroespacial privada SpaceX.

Será la primera vez en 10 años en que astronautas estadounidenses despegan en un cohete desde territorio de ese país tras el fin de la era de los transbordadores, que fueron dados de baja en 2011.

Aparte de ese hito, el significado más importante de la misión es que por primera vez una empresa privada, con desarrollo y diseños tecnológicos propios, transporta al espacio a dos astronautas.

Lo anterior marca el inicio de una nueva era en que los privados competirán o se complementarán con las principales agencias espaciales del mundo para salir al cosmos, explorar y buscar nuevos horizontes.

El Falcon 9

Esta vez, dos astronautas estadounidenses, Doug Hurley y Bob Behnke, se alzarán al firmamento desde el Complejo 39A de Cabo Cañaveral a bordo de una cápsula Crew Dragon sobre un cohete Falcon 9 de SpaceX (que puede ser reutilizable) para viajar a la Estación Espacial Internacional en la misión “SpaceX Demo-2”.

La importancia de la misión radica en que la asociación entre la NASA y SpaceX podría marcar el fin de la dependencia de la Agencia Espacial Estadounidense en las cápsulas espaciales rusas Soyuz para poner a sus astronautas en órbita y de paso fortalecer la motivación en la empresa privada de ese país para implementar sistemas que lleven astronautas y turistas al espacio.

Eso, mientras la NASA pone sus mejores esfuerzos para materializar el regreso a la Luna, la construcción de la Estación Espacial “Gateway” alrededor del satélite, establecer una colonia permanente y preparar el viaje tripulado a Marte.

Independencia tecnológica

“Este es un caso digno de analizar. Durante casi 10 años, Estados Unidos dependió de Rusia para efectuar todo tipo de transporte hacia la Estación Espacial Internacional. Normalmente, viajaban en la cápsula espacial Soyuz un estadounidense, un japonés y un ruso, por ejemplo. Ahora van dos estadounidenses”, comentó Héctor Gutiérrez, director de la Asociación Chilena del Espacio.

“Hace algunos meses, Estados Unidos creó una Fuerza Espacial. Entonces esto es un indicio, una señal, de que ese país quiere recuperar su independencia tecnológica y soberanía para contar con sus propios medios en la exploración espacial”, agregó.

Nueva Era

Según la NASA, si la misión resulta exitosa marcará todo un hito en la carrera espacial.

“Comenzará una nueva era en los vuelos espaciales humanos cuando astronautas estadounidenses vuelvan a despegar en un cohete estadounidense desde suelo estadounidense hacia la Estación Espacial Internacional como parte del Programa Comercial Tripulado de la NASA”, dice un texto oficial en el sitio web de la Agencia Espacial Estadounidense, que agregó que la duración de la misión aún está por determinarse.

“Como el último vuelo de pruebas de SpaceX, esta misión validará el sistema de transporte de personal de la compañía, incluyendo el sitio del lanzamiento, el cohete, la cápsula espacial y las capacidades operacionales. También será la primera vez que astronautas de la NASA prueben los sistemas de la cápsula en órbita”, añadió la NASA.

La cápsula Crew Dragon fabricada por la empresa del magnate Elon Musk tiene un diseño que llama la atención. Cuenta con espacio para un máximo de siete pasajeros y pantallas táctiles, como las de los teléfonos celulares y tablets, que reemplazarán a los sistemas antiguos de palancas y botones.

“La diseñamos pensando en que fuese increíble y se vea hermosa”, comentó el director de la misión, Benji Reed.

“Un tremendo hito”

En la misma línea, el piloto, ingeniero aeroespacial y candidato a astronauta chileno Klaus Von Storch destaca que la asociación entre la NASA y SpaceX se inició hace años, pero hasta ahora la firma privada sólo había realizado transporte logístico.

“Es un tremendo hito que se generó cuando la NASA estaba con recortes de presupuesto y vieron que la participación de empresas privadas podía servir para enfrentar el tema de costos”, explica.

“Con esto, se abre una oportunidad no sólo para la NASA, sino para el resto del mundo, para que pueda desarrollarse de mejor manera el turismo espacial, además del desarrollo de medicamentos y un sinfín de actividades que se desarrollan en el espacio”, agrega Von Storch, quien además destaca que la misión trae consigo un cambio en el diseño de los trajes espaciales y en los sistemas de monitoreo, que cuentan con tecnología de punta.

A menos que deban postergar el lanzamiento nuevamente debido al mal clima, el cohete Falcon 9 despegará desde Cabo Cañaveral el sábado 30 de mayo a las 15:30 horas de Chile y puede seguirse por Internet desde el sitio web

https://www.nasa.gov/multimedia/nasatv/index.html#public

Encuentros de la US Navy con sistemas no identificados

publicado a la‎(s)‎ 19 may. 2020 5:47 por Plataforma Sites Dgac

La semana pasada, The War Zone del sitio web The Drive divulgó otros ocho encuentros de pilotos de la Marina estadounidense con objetos voladores de origen desconocido, esta vez sobre el Océano Atlántico cerca de la costa este del país, en los alrededores de la ciudad de Virginia Beach.
Caza F/A-18E/F Super Hornet como los que protagonizaron varios encuentros con artefactos aéreos de origen desconocido entre 2013 y 2014 costa afuera de Virginia Beach, en Estados Unidos.

Mapa de la zona aproximada en que tuvieron lugar los avistamientos de objetos aéreos de origen desconocido de los que trata la nota.
The War Zone obtuvo una copia de ocho “reportes de riesgo”, anotados como “Desclasificados” y “Sólo para uso oficial”, tras realizar una solicitud al Centro de Seguridad Naval a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por su sigla en inglés).

Siete de los incidentes involucraron a cazas F/A-18E/F Super Hornet y ocurrieron en distintas fechas entre 2013 y 2014 en un sector costa afuera de los estados de Virginia y Carolina del Norte conocido como área de alerta W-72.

El octavo incidente ocurrió en 2019 e involucró a un avión EA-18G Growler que volaba en una porción diferente del Océano Atlántico costa afuera de Maryland, en un sector denominado área de alerta W-386.

Los incidentes

El primer incidente data del 27 de junio de 2013, cuando un caza F/A-18F Super Hornet del Escuadrón de Cazas de Ataque 11 tuvo un encuentro con una “aeronave que era de color blanco y del tamaño y forma aproximada de un dron o misil” en el área de alerta W-72. Los tripulantes del avión lo “detectaron visualmente” al verlo “pasar debajo del lado derecho del avión con aproximadamente 200 pies (61 metros) de separación lateral” mientras volaban a 17.000 pies (5.180 metros) de altitud. El objeto estaba en ascenso y tenía una estela de escape visible.

El segundo avistamiento, por parte de un caza del mismo modelo, ocurrió el 18 de noviembre de 2013 cuando los tripulantes detectaron un objeto en la zona de alerta W-72 a través del radar, a unos 12.000 pies (3.660 metros) y a una velocidad de Mach 0,1 (120 kilómetros por hora). “La aeronave tenía una envergadura de aproximadamente 5 pies (1,5 metros) y era de color blanco, sin otras características distinguibles”, comentó el piloto, que observó al objeto y pudo seguirlo por una hora.

De acuerdo a ese reporte, la Marina concluyó que se trataba de un sistema aéreo no tripulado, pero no se pudo identificar al operador.

El tercer incidente es el mismo que el anterior, pero observado por un piloto de otro F/A-18F Super Hornet, lo que confirma la presencia de un fenómeno aéreo anómalo.

El cuarto avistamiento data del 26 de marzo de 2014, cuando un caza de las mismas características detectó un posible eco de radar a unos 19.000 pies (5.790 metros) y a una velocidad de Mach 0,1 (120 kilómetros por hora) en la misma zona. El piloto de una aeronave acompañante no lo detectó por radar y hubo una discusión respecto a si no podría haberse tratado de un eco falso debido a los fuertes vientos de más de 100 nudos (185 kilómetros por hora) a 18.000 pies (5.485 metros) de altitud.

“La aeronave desconocida parecía ser pequeña en tamaño, aproximadamente del porte de una maleta, y de color plata”, según el reporte. El piloto sólo logró pasar a 1.000 pies (300 metros) del objeto y no pudo identificarlo. Posteriormente, lo perdió de vista y no volvió a tener contacto visual.

Tres avistamientos en cinco días

En el quinto caso, del 23 de abril de 2014, otro F/A-18F Super Hornet tuvo un encuentro con múltiples “dispositivos aéreos no identificados”. La tripulación inicialmente detectó dos objetos desconocidos en el radar, uno a 12.000 pies (3.660 metros) y otro a 15.000 pies (4.570 metros), ambos aparentemente estacionarios. Posteriormente, confirmaron la presencia de los objetos usando el sistema ATFLIR del caza.

Mientras se investigaba esos objetos, otros dos pasaron por el campo de visión del sistema ATFLIR a gran velocidad y no aparecieron en el radar del avión. En al menos dos “reportes de riesgo” emitidos tras estos incidentes, comandantes de escuadrón observaron que “sólo es cuestión de tiempo para que esto resulte en una colisión en el aire”.

Al día siguiente, el 24 de abril de 2014, otros dos F/A-18F tuvieron contacto por radar con otro objeto volador desconocido mientras realizaban maniobras básicas de combate en un ejercicio. El blanco estaba estacionario o casi estacionario a 11.000 pies (3.550 metros) y ninguno de los cazas lo captó visualmente.

El 27 de abril, y por tercera vez en cinco días, la tripulación de un F/A-18F del Escuadrón de Cazas de Ataque 11 que volaban en el área de alerta W-72 reportaron un encuentro con un aparato aéreo desconocido. Aunque el reporte es más escueto que los anteriores, describe una “cuasi colisión aérea con un objeto parecido a un globo”.

El octavo y último reporte data del 13 de febrero de 2019, cuando la tripulación de un avión de guerra electrónica EA-18G Growler del Escuadrón 23 de Evaluación y Pruebas Aéreas detectó visualmente lo que describieron como “un globo climático rojo” a 27.000 pies (8.230 metros), en el área de alerta W-386.

De acuerdo al reporte, la Marina no estaba al tanto de actividades programadas con globos ni pudo identificar a individuos ni organizaciones que pudieran haber lanzado uno.

Pese a la extrañeza de las observaciones, al finalizar su artículo los redactores de The War Zone Tyler Rogoway y Joseph Trevithick manifiestan que creen que los reportes tienen una explicación y sugieren que pudo tratarse de artefactos de espionaje electrónico, posiblemente de países extranjeros.

1-10 of 56