Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Empresa privada lanzará al espacio a primeros astronautas

publicado a la‎(s)‎ 27 may. 2020 5:53 por Plataforma Sites Dgac
El sábado 30 de mayo de 2020, los ojos de los estamentos científicos y millones de personas y entusiastas en los Estados Unidos y en el planeta, incluyendo Chile, estarán atentos al despegue de la cápsula Crew Dragon desde Cabo Cañaveral, tras la postergación del lanzamiento programado originalmente para el miércoles 27 de mayo debido a la condiciones climáticas adversas.
Los astronautas de la NASA Doug Hurley y Bob Behnke en una plataforma de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos.

La cápsula Crew Dragon, de la empresa aeroespacial privada SpaceX.
Para los militares y políticos estadounidenses este hito cobra relevancia y de seguro su atención y su vista estarán puestas en los cielos de Cabo Cañaveral, en el estado de Florida, desde donde despegará la misión conjunta entre la Agencia Espacial Estadounidense (la NASA) y la empresa aeroespacial privada SpaceX.

Será la primera vez en 10 años en que astronautas estadounidenses despegan en un cohete desde territorio de ese país tras el fin de la era de los transbordadores, que fueron dados de baja en 2011.

Aparte de ese hito, el significado más importante de la misión es que por primera vez una empresa privada, con desarrollo y diseños tecnológicos propios, transporta al espacio a dos astronautas.

Lo anterior marca el inicio de una nueva era en que los privados competirán o se complementarán con las principales agencias espaciales del mundo para salir al cosmos, explorar y buscar nuevos horizontes.

El Falcon 9

Esta vez, dos astronautas estadounidenses, Doug Hurley y Bob Behnke, se alzarán al firmamento desde el Complejo 39A de Cabo Cañaveral a bordo de una cápsula Crew Dragon sobre un cohete Falcon 9 de SpaceX (que puede ser reutilizable) para viajar a la Estación Espacial Internacional en la misión “SpaceX Demo-2”.

La importancia de la misión radica en que la asociación entre la NASA y SpaceX podría marcar el fin de la dependencia de la Agencia Espacial Estadounidense en las cápsulas espaciales rusas Soyuz para poner a sus astronautas en órbita y de paso fortalecer la motivación en la empresa privada de ese país para implementar sistemas que lleven astronautas y turistas al espacio.

Eso, mientras la NASA pone sus mejores esfuerzos para materializar el regreso a la Luna, la construcción de la Estación Espacial “Gateway” alrededor del satélite, establecer una colonia permanente y preparar el viaje tripulado a Marte.

Independencia tecnológica

“Este es un caso digno de analizar. Durante casi 10 años, Estados Unidos dependió de Rusia para efectuar todo tipo de transporte hacia la Estación Espacial Internacional. Normalmente, viajaban en la cápsula espacial Soyuz un estadounidense, un japonés y un ruso, por ejemplo. Ahora van dos estadounidenses”, comentó Héctor Gutiérrez, director de la Asociación Chilena del Espacio.

“Hace algunos meses, Estados Unidos creó una Fuerza Espacial. Entonces esto es un indicio, una señal, de que ese país quiere recuperar su independencia tecnológica y soberanía para contar con sus propios medios en la exploración espacial”, agregó.

Nueva Era

Según la NASA, si la misión resulta exitosa marcará todo un hito en la carrera espacial.

“Comenzará una nueva era en los vuelos espaciales humanos cuando astronautas estadounidenses vuelvan a despegar en un cohete estadounidense desde suelo estadounidense hacia la Estación Espacial Internacional como parte del Programa Comercial Tripulado de la NASA”, dice un texto oficial en el sitio web de la Agencia Espacial Estadounidense, que agregó que la duración de la misión aún está por determinarse.

“Como el último vuelo de pruebas de SpaceX, esta misión validará el sistema de transporte de personal de la compañía, incluyendo el sitio del lanzamiento, el cohete, la cápsula espacial y las capacidades operacionales. También será la primera vez que astronautas de la NASA prueben los sistemas de la cápsula en órbita”, añadió la NASA.

La cápsula Crew Dragon fabricada por la empresa del magnate Elon Musk tiene un diseño que llama la atención. Cuenta con espacio para un máximo de siete pasajeros y pantallas táctiles, como las de los teléfonos celulares y tablets, que reemplazarán a los sistemas antiguos de palancas y botones.

“La diseñamos pensando en que fuese increíble y se vea hermosa”, comentó el director de la misión, Benji Reed.

“Un tremendo hito”

En la misma línea, el piloto, ingeniero aeroespacial y candidato a astronauta chileno Klaus Von Storch destaca que la asociación entre la NASA y SpaceX se inició hace años, pero hasta ahora la firma privada sólo había realizado transporte logístico.

“Es un tremendo hito que se generó cuando la NASA estaba con recortes de presupuesto y vieron que la participación de empresas privadas podía servir para enfrentar el tema de costos”, explica.

“Con esto, se abre una oportunidad no sólo para la NASA, sino para el resto del mundo, para que pueda desarrollarse de mejor manera el turismo espacial, además del desarrollo de medicamentos y un sinfín de actividades que se desarrollan en el espacio”, agrega Von Storch, quien además destaca que la misión trae consigo un cambio en el diseño de los trajes espaciales y en los sistemas de monitoreo, que cuentan con tecnología de punta.

A menos que deban postergar el lanzamiento nuevamente debido al mal clima, el cohete Falcon 9 despegará desde Cabo Cañaveral el sábado 30 de mayo a las 15:30 horas de Chile y puede seguirse por Internet desde el sitio web

https://www.nasa.gov/multimedia/nasatv/index.html#public
Comments